Materias de Familia
¿Qué puedo hacer si he sido maltratada por mi cónyuge o un hijo?
La violencia intrafamiliar es una situación de abuso de poder o maltrato, físico o psíquico, de un miembro de la familia sobre otro. Puede manifestarse a través de golpes e incidentes graves, como también de insultos, mal manejo económico, amenazas, chantajes, control de las actividades, abuso sexual, aislamiento de familiares y amistades, prohibición a trabajar fuera de la casa, abandono afectivo, humillaciones, o no respetar las opiniones.
Ante un caso de violencia intrafamiliar el afectado tiene varias posibilidades:
1º.- Denunciar la situación de violencia en la Policía de Investigaciones o Carabineros, quienes deben remitirla al Juzgado Civil.
2º.- Denunciar o interponer una demanda directamente en el Juzgado Civil correspondiente al domicilio de la víctima.
Cuando los actos, por su gravedad, constituyen crímenes o delitos como lesiones graves o menos graves, intento de homicidio, violación, amenaza, abusos deshonestos, etc. los antecedentes deben remitirse al Ministerio Público.
A través de la interposición de la denuncia o la demanda se da inicio al juicio de violencia intrafamiliar.
La denuncia puede ser oral o escrita, y consiste en poner en conocimiento de la justicia o de sus agentes el hecho de la violencia.
La demanda debe ser escrita y se presenta ante el Juzgado Civil. Demandar significa presentar por escrito los hechos de violencia, realizando las peticiones legales concretas. La persona que hace la demanda pasa a ser una de las partes del juicio.
La mera constancia es distinta a la denuncia y a la demanda. En ella se registran las declaraciones sobre los hechos de violencia ante Carabineros, pero no da inicio al juicio, sirve únicamente como un antecedente.
Tanto la denuncia como la demanda deben contener: un relato de los hechos de violencia; la forma en que estos hechos afectan la salud; nombre, oficio y domicilio de la persona a la que se va a denunciar; y otros antecedentes importantes como: hechos anteriores a la violencia, otras denuncias por violencia, antecedentes criminales del agresor, existencia de amenazas de muerte o de lesiones graves.
Estos antecedentes pueden servir de fundamento para solicitar una medida de protección. Luego de la denuncia o demanda, el tribunal procederá a ponerla en conocimiento del denunciado o demandado, citándolo a comparendo a través de una notificación judicial.
Cuando sufra una situación de violencia intrafamiliar que deje alguna huella física acuda inmediatamente a un centro de salud para constatar lesiones; con estos antecedentes haga la denuncia.
Es importante que al acudir a la entrevista con el abogado de la Corporación lleve todos estos antecedentes.