Materias de Familia
¿A quien le corresponde el cuidado del menor, cuando sus padres no viven juntos?
Si los padres viven separados, a la madre toca el cuidado personal de los hijos.
No obstante, mediante escritura pública (ante un Notario Público), o acta extendida ante cualquier oficial del Registro Civil, subinscrita al margen de la inscripción de nacimiento del hijo dentro de los treinta días siguientes a su otorgamiento, ambos padres, actuando de común acuerdo, podrán determinar que el cuidado personal de uno o más hijos corresponda al padre. Este acuerdo podrá revocarse, cumpliendo las mismas solemnidades, es decir por medio de otra escritura pública o de una sentencia judicial.l
En todo caso, cuando el interés del hijo lo haga indispensable, sea por maltrato, descuido u otra causa calificada, el juez podrá entregar su cuidado personal al otro de los padres. Pero no podrá confiar el cuidado personal al padre o madre que no hubiese contribuido al mantenimiento del hijo mientras estuvo bajo el cuidado del otro padre, pudiendo hacerlo.
Puede iniciarse un juicio para determinar a qué padre corresponde el cuidado del menor.
Se deben alimentos:
1-. Al cónyuge;
2-. A los descendientes;
3-. A los ascendientes;
4-. A los hermanos, y
5-. Al que hizo una donación cuantiosa si no hubiera sido rescindida o revocada.
Esto quiere decir que las personas antes mencionadas se deben alimentos entre sí, y podrán ser demandados en consecuencia, para que den cumplimiento a dicha obligación.
El caso más común de alimentos mayores es aquel en que la mujer demanda de su marido los recursos necesarios para su mantenimiento.
Es conveniente ser asesorado por un abogado en esta materia, de tal modo de poder acompañar al tribunal competente los antecedentes que justifiquen la demanda.

¿Qué es la adopción?
Es una fuente de filiación, que consiste en que por medio de una sentencia judicial dos personas pasan a estar vinculadas o unidas indisolublemente, es decir no hay posibilidad de revocación, como padre o madre e hijo o hija, sean o no consanguíneos entre sí. Se crea entre el adoptante y el adoptado el mismo vínculo que existe entre un padre y un hijo.
La adopción, por personas residentes en Chile, se otorga a los cónyuges chilenos o extranjeros, con dos o más años de matrimonio, que hayan sido evaluados como física, mental, psicológica y moralmente idóneos por el Servicio Nacional de Menores o por los organismos acreditados ante éste, que sean mayores de veinticinco años y menores de sesenta años de edad, con veinte años o más, que la del menor adoptado. Los cónyuges deben actuar siempre de consuno.
También podrá optar -como adoptante- una persona soltera o viuda, chilena, con residencia permanente, cumpliendo los mismos requisitos de evaluación y de rangos y de diferencia de edad aludidos.
La adopción procede sólo respecto de menores cuya edad sea inferior a dieciocho años, cuando ofrezca ventajas al adoptado; se encuentre en caso de orfandad de padre y madre; o sean de filiación desconocida; o sus padres no se encuentren capacitados o en condiciones de hacerse cargo, responsablemente, de él; o si es descendiente consanguíneo de cualquiera de los adoptantes o si ha sido declarado susceptible de ser adoptado por resolución judicial del tribunal competente.
Para consultar más antecedentes puede visitar www.sename.cl
¿Qué debo hacer para salir con mi hijo del país?
Si la tuición del hijo no ha sido confiada por el juez a alguno de sus padres, aquel no podrá salir del territorio del país sin la autorización de ambos padres.
Los menores no sujetos a tuición, para salir del país deberán ser autorizados por sus padres por escritura pública o privada, ante notario público.
Si viaja a través de un paso fronterizo controlado por Carabineros de Chile o no incorporado al sistema informática de la Policía de Investigaciones de Chile, deberá obtener un "salvoconducto", a lo menos con veinticuatro horas de anticipación al viaje.
Al viajar sin Salvoconducto, el menor deberá llevar consigo una copia de la autorización notarial o fotocopia certificada ante notario, para ser entregada en el control de Policía Internacional al momento de abandonar el país.
El menor sujeto a tuición, conferida por un juez, a favor de alguno de sus padres o de un tercero, para salir del país requerirá la autorización de aquel tutor.
En todo caso, si el juez estableció régimen de visita a favor de alguno de los padres, además, se requerirá de la autorización de quien tenga el derecho a visita. En caso que no pueda otorgarse este permiso o se niegue, el interesado deberá concurrir al Tribunal de Menores del lugar donde resida el menor, quien podrá otorgarle la autorización.
La autorización para salir del país de un menor reconocido por uno de los padres, debe ser concedida por éste.