Materias de Familia
¿Qué Es El Matrimonio?
El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, mayores de dieciséis años, existiendo el ánimo de vivir juntos perpetuamente, con el fin de procrear, vivir juntos y auxiliarse mutuamente.
El matrimonio puede disolverse por divorcio.
¿Cuáles Son Los Requisitos Para Contraer Matrimonio?
1.- Ser hombre o mujer mayor de dieciséis años. En el caso de ser menor de dieciocho años se requiere el asentimiento expreso de sus padres;
2.- No estar actualmente casado con otra persona. En consecuencias, quien quiera contraer nupcias debe ser soltero, viudo, divorciado o anulado;
3.- No ser demente;
4.- Poder darse a entender por palabras, por escrito o por lenguaje de señas.
¿Hay Que Hacer Algún Trámite Antes De Contraer Matrimonio?
Antes de contraer matrimonio deben realizarse dos trámites en el Registro Civil, conocidos con los nombres de "manifestación" e "información".
A estos trámites se les denomina comúnmente "pedir hora en el Registro Civil". La manifestación es un acto por el cual las personas que desean contraer matrimonio comunican a cualquier Oficial del Registro Civil su voluntad de contraer matrimonio.
La información consiste en la declaración que dos testigos hacen en orden a que los contrayentes no están afectos a impedimentos y/o prohibiciones para contraer matrimonio.
Realizados estas diligencias, el Oficial del Registro Civil, se señala un día y hora en que se celebrará el matrimonio.
Es conveniente recordar que el matrimonio puede celebrarse ante un Oficial de Registro Civil, como ante quien corresponda en una entidad religiosa que goce de personalidad jurídica de derecho público.
Se recomienda dirigirse a cualquier oficina del Registro Civil para solicitar mayotr información.
¿Qué Es La Nulidad Y Para Qué Sirve?
Hasta hace poco tiempo atrás era la forma utilizada para disolver el vínculo conyugal cuando la convivencia entre los cónyuges había cesado, por cualquier causa.
Desde la entrada en vigor de la ley 19.947, sobre Matrimonio Civil, su importancia práctica ciertamente disminuyó, puesto que su utilización como forma de disolver el vínculo conyugal por causas posteriores a la celebración del matrimonio, no tiene razón de ser al reconocerse como causa de término del vínculo, el divorcio.
Es un caso de terminación del matrimonio, que presupone, a diferencia del divorcio, que desde su celebración carecía de validez.
¿Qué es el divorcio?
Es una forma de terminación del matrimonio, y por ende, de disolución del vínculo conyugal; debe ser declarado por el juez, mediante una sentencia.
Es importante señalar que se aplica a todos los matrimonios, tanto a los celebrados antes de la entrada en vigor de la nueva ley de Matrimonio Civil (17 de noviembre de 2004), como a los contraídos después de dicho momento.
¿Cómo se obtiene el divorcio?
El divorcio puede acordarse por los cónyuges o solicitarse por uno de ellos. En el primer caso, ambos interesados deberán solicitar al juez que lo decrete, para lo cual tendrán que acompañar un acuerdo que regule:
1.- sus relaciones mutuas, especialmente los alimentos que el marido deba a la mujer o viceversa;
2.- si están casados en sociedad conyugal debe terminarse y liquidarse el haber social, en otras palabras, necesario decidir cómo se repartirán entre los cónyuges los bienes adquiridos durante la vigencia de la sociedad conyugal;
3.- alimentos de los hijos con derecho a ellos;
4.- el cónyuge que quedará al cuidado de los hijos; y
5.- el régimen de visitas. Generalmente es la mujer la que queda al cuidado de los hijos menores de edad, en consecuencia habrá de establecerse un régimen de visitas a favor del padre.
Si uno de los cónyuges no está de acuerdo con el divorcio, el que quiera disolver el vínculo deberá interponer una demanda; en este caso, deberá invocar una de las siguientes causas:
1.- atentado contra la vida o malos tratos de obra o de palabra contra el cónyuge o uno de los hijos; en otras palabras, es causal de divorcio tanto las agresiones físicas como sicológicas;
2.- infracción a los deberes de convivencia, socorro y fidelidad; el abandono continuo o reiterado del hogar común es una causa de trasgresión grave de los deberes del matrimonio;
3.- haber sido condenado uno de los cónyuges por un delito de gravedad;
4.- conducta homosexual;
5.- alcoholismo o drogadicción que constituya impedimento grave para la convivencia entre los cónyuges o entre estos y los hijos; y
6.- tentativa para prostituir al otro cónyuge o a los hijos.